Para un Debate Clínico Democrático – por Dominique-Paul Rousseau – 2022/12/11

PARA UN DEBATE CLÍNICO DEMOCRÁTICO

Por Dominique-Paul Rousseau

2022-12-11


La solicitud de anulación del decreto de 10 de marzo de 2021[1] presentada por los psicólogos freudianos en el Consejo de Estado el 5 de mayo de 2021 fue rechazada.

Más recientemente, durante este período del proyecto de ley de financiamiento de la Seguridad Social, las enmiendas dirigidas al dispositivo «MonPsy» que llamamos a boicotear, no han tenido éxito.

En el plano político, seguiremos dando a conocer, lo más ampliamente posible, la elección que hemos hecho: es la elección de la causa analítica, a través de todo tipo de acciones en curso y todas las que quedan por diseñar y llevar a cabo.

Sin embargo, todos los días, en nuestras instituciones donde la presión de la «voluntad neuro»[2] sigue aumentando, ¿qué se puede hacer? ¿Qué se puede hacer para garantizar que estos tres modos de negación recalcados por Freud y Lacan – represión, negación, forclusión – no sean a su vez denegados o forcluidos, sino considerados y tenidos en cuenta diariamente en las prácticas de cuidados?

En los lugares de atención psicológica, el psicoanálisis constituye -¿por cuánto tiempo?- una referencia esencial. Bajo el disfraz de «diversificación de orientaciones», primero asistimos a una especie de dilución generalizada de la clínica, en un «ecumenismo» psico-dinámico-analítico-sistémico. Esta confusión, que surgió a partir de la década de 1980[3], benefició a la llamada «neurociencia». Entre eruditos-investigadores y expertos (Freud habría hablado de una pandilla), la frontera no siempre es fácil de detectar. Sin embargo, son estos últimos los que buscan aplicar hegemónicamente el paradigma «neuro» al conjunto de la subjetividad humana. Presentando las diferentes psicoterapias (incluido el psicoanálisis) como posibles «herramientas» en la tienda de accesorios, más o menos efectivas dependiendo de las psicopatologías a tratar, actualmente afirman verificar la efectividad de cada una a través de imágenes cerebrales anatomofuncionales[4]. Los datos experimentales, genéticos y epidemiológicos se comparan arbitrariamente, y luego se ponen en competencia, para proclamar las terapias de lo todo-neuronal como las únicas capaces de proporcionar datos «científicos» sobre la atención prestada a las patologías mentales, otorgando premios de excelencia (a la TCC, en su mayoría[5]) y, en cruz, un sombrero de burro (al psicoanálisis). La experiencia y la experimentación se confunden a voluntad, por la felicidad de aquellos que se benefician de ella.

Por lo tanto, es lógico que, en instituciones públicas, hospitalarias o asociativas, los equipos sean «invitados» (si no forzados[6]) a formarse en «Trastornos del Neurodesarrollo», el «espectro autista», TCC, EMDR, etc., para integrar una «red» territorial animada por una «plataforma de coordinación y orientación».

Sin embargo, para el psicólogo, la libre elección de sus herramientas y su orientación teórica, que es una necesidad fundamental, inscrita en el corazón de su profesión y su código de ética, está amenazada; y es, no menos, la libertad de elegir el psicoanálisis como brújula para la propia práctica, lo que está en peligro hoy.

Sin embargo, la orientación analítica es sobre todo una práctica[7] cuya eficacia está ahí: robusta, lógica y demostrada. El psicoanálisis ha demostrado y sigue demostrando su valía incansablemente.

Por lo tanto, ¿cómo podemos lidiar con esta montaña neuronal que tenemos ante nosotros, este muro de «recomendaciones de buenas prácticas» tomadas literalmente por nuestros órganos de supervisión que rechazan el enfoque clínico por la hipótesis del inconsciente?

Este discurso de amo hoy tiene un nombre: «el todo-neuronal»[8]; reduccionismo cientificista que nunca deja de querer absorber todo lo que falla, todo lo que está mal, todo lo que falta, todo lo que «agujerea» el saber. El neurobiologismo ambiental que triunfa en las administraciones sanitarias es una negación de la realidad como «imposible de soportar»[9], emerge del sufrimiento psíquico del sujeto metódicamente ignorado por la ciencia.

Por lo tanto, el diálogo puede tener lugar en todas partes y a diario.

Incluso si este discurso cientificista es irrespirable, especialmente en las instituciones, los psicólogos freudianos no cederemos en la importancia del diálogo: durante las síntesis clínicas y otras reuniones profesionales, durante las capacitaciones en las que participamos, durante los intercambios formales e informales que tenemos con nuestros colegas, cualquiera que sea su formación y orientación; es lo mismo con todos nuestros socios, etc.: siempre que sea posible, con el tacto necesario y de manera respetuosa para nuestro interlocutor, retomamos el caso para dialogar hablando de síntomas en lugar de trastorno; niño-objeto-del-deseo-del-Otro en lugar de «hiperactividad», evocando una separación imposible en lugar de «TDAH», refiriéndose a la lógica significante en lugar de «patrones mentales», escucha e interpretación en lugar de «remediación cognitiva» y «psicoeducación», etc.

¡Los psicólogos, psicomotores, psicólogos educativos, terapeutas del habla, trabajadores sociales, educadores, maestros, psiquiatras, etc., no tienen miedo de ser clínicos! No permitamos que los casos se nos presenten como «representativos», «típicos» de una categoría diagnóstica, atados de antemano a evaluaciones neuro-psi válidas para todos, informes cuantificados, respuestas a cuestionarios estandarizados, aislados de cualquier contexto e historia familiar, y especialmente sin tener en cuenta lo que dice el paciente -sea cual sea su edad- y su entorno. Cada vez, despertemos, tomemos la palabra para romper el discurso cientificista ambiental: separémonos de las llamadas evidencias que podrían fascinarnos y sepamos cómo hacer la pregunta inesperada que hará vacilar las certezas; ¡sondeemos los discursos y expulsemos lo reprimido, lo negado, lo forzado en el hermoso edificio de la ciencia «indiscutible» que prodiga a este Otro que se supone que lo sabe todo y que de hecho no existe! ¡Recordemos que este rey está desnudo! Porque es y siempre permanecerá impotente ante la realidad del síntoma que se resiste a todo. Si » el saber vino al mundo para amordazar la verdad»[10], entonces sepamos en todas partes y en la medida de lo posible cómo estimular el debate democrático sobre los pacientes que tenemos la responsabilidad de tratar, cada uno de nosotros, desde un punto de vista antitotalitario. Así es como el cuidado se une a la libertad, el síntoma, la política.


*Rousseau D.-P., « Pour un débat clinique démocratique », Pour un débat clinique démocratique (psychologuesfreudiens.org). Último acceso : 2022-12-11.

[1] Il concerne une expertise spécifique des psychologues donnant l’exclusivité aux approches cognitivo-comportementales et neuropsychologiques dans le cadre du parcours de bilan et d’intervention précoce pour les 0-7 ans, https://www.legifrance.gouv.fr/jorf/id/JORFTEXT000043328970

[2] Castanet H., Neurologie versus psychanalyse, Paris, Navarin, 2022, p.9.

[3] La parution en 1983 de L’homme neuronal, de J.-P. Changeux, abondamment commenté par H. Castanet dans son livre (« Retour sur l’homme neuronal », p. 41-62) , inaugure l’hégémonie du « tout neuro ».

[4] Cf. Reporte de la Academia Nacional de Medicina, Psychothérapies : une nécessaire organisation de l’offre, 18 de enero de 2022,  https://www.academie-medecine.fr/wp-content/uploads/2022/02/RAPPORT-Psychotherapies.pdf

[5] Ibid.

[6] Cf. Ballongue C., Un point d’allégeance aveugle, news letter de los psicólogos freudianos del 8 abril de 2022, en el folleto de los cargos de la ARS Nouvelle-Aquitaine dirigido a los CMPP de su región.

[7] « El psicoanálisis no es una ciencia, es una práctica », Lacan J., «Conférences dans les universités nord-américaines : le 2 décembre 1975 au Massachusetts Institute of Technology», Scilicet, n° 6/7, Paris, Le Seuil, 1976, p. 53.

[8] Castanet H., Neurologie versus…, op. cit., p. 38.

[9] Lacan J., « Ouverture de la section clinique » + Questions et réponses, texto establecido por Jacques-Alain Miller, Ornicar ?, n°9, Paris, 1977, p. 7-14.

[10] Milller J.-A., El banquete de los analistas, Buenos Aires, Paidós, 2007, p. 333.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: