Filósofos y Filosofías Contemporáneas: Jacques Lacan y el Psicoanálisis – Entrevista a Jacques-Alain Miller – 2022/01/20

FILÓSOFOS Y FILOSOFÍAS CONTEMPORÁNEAS: JACQUES LACAN Y EL PSICOANÁLISIS

Entrevista a Jacques-Alain Miller

2022-01-20


En la serie “Filósofos y filosofías contemporáneas”, la emisión filosófica de Blandine Kriegel hoy será consagrada a Jacques Lacan y al psicoanálisis. El invitado será Jacques-Alain Miller, profesor y psicoanalista, fundador de la Escuela de la Causa Freudiana con la doctora Marielle David, pedopsiquiatra y psicoanalista, el decano François Guery, filósofo, el historiador Alexandre Adler, geopolitólogo y el periodista Alexis Lacroix, director de Actualidad Judía.

Blandine Kriegel:

Buenos días, amigos. Entonces, hoy “Jacques Lacan y el psicoanálisis. En la sucesión de pensadores franceses en el marco en el que hemos charlado están Claude Lévi-Strauss, Louis Althusser, Michel Foucault, evidentemente no podemos olvidar al gran psicoanalista el doctor Jacques Lacan. Para conversar, tenemos la alegría de recibir a una personalidad de primera categoría, nuestro amigo el profesor Jacques-Alain Miller, filósofo, psicoanalista, editor de los seminarios de Lacan y fundador de la Escuela de la Causa Freudiana a la que ha dado un renombre internacional. Para presentar a nuestros auditores el pensamiento de Lacan comenzamos entonces con un texto que Jacques-Alain Miller dio en ocasión de una entrevista con Annaëlle Lebovits. Escuchamos a nuestro amigo Alexis Lacroix leer ese texto.

Alexis Lacroix:

Jacques-Alain Miller, La cause du désir. En psicoanálisis, para seguir a Freud y a Lacan, no se abandonan los conceptos. Se acumulan, se sedimentan, se estratifican. Se los desplaza. Es toda una química. La segunda tópica de Freud no invalida la primera. Los conceptos de la subjetividad restaurada por Lacan siguen siendo un pasaje obligado de su enseñanza. Ahora bien, la trama conceptual de su discurso, Lacan la reteje incesantemente, pero sin deshacerla. Esa tensión es interna a la clínica entre los conceptos y los casos. No son los conceptos que son inasibles, es lo real. En el período de la primera enseñanza, Lacan ha hecho de los textos freudianos inauditos, enredados y confusos un jardín a la francesa. Luego su enseñanza tomó un giro -si puedo decir- metaconceptual. No es una máquina que funciona con un vacío. La relación a la experiencia clínica permanece constante. Esa relación no es directa, cruda, sino que siempre está mediada por un saber ya articulado. Lo que distingue a Lacan es que él repensaba, reformulaba los conceptos que tomaba prestados de otras disciplinas. Los plegaba al discurso analítico. Lacan no evade la definición de los conceptos fundamentales, los enumera con cuatro: el inconsciente -el pivote de la primera tópica-, la repetición -que tiene por esencial el periodo de la segunda tópica-, la transferencia -concepto clave de la cura- y la pulsión -que hay que pasarla del mito al concepto-. Hoy en día, los cuatro más bien serían los cuatro en juego en los cuatro discursos. Más allá de las referencias tomadas de la filosofía, a la literatura, a la historia, Lacan ha tomado como esencial tres disciplinas: la lingüística estructural, la lógica matemática y la topología. No hay ni síntesis ni antinomia, sino más bien un vaivén entre dos perspectivas: la idea básica es que el ser hablante como tal sufre de una ausencia invisible que es de estructura llamada la suplencia.

La cause du désir, 2012, “Entrevista con Annaëlle Lebovits-Quenehen.  

Blandine Kriegel:

Entonces, algunas palabras rápidas sobre Jacques Lacan que todos conocemos. Jacques Lacan, 1901-1981, personaje absolutamente considerable, médico, psiquiatra, psicoanalista, con una muy vasta cultura: una cultura religiosa, una cultura médica, una cultura literaria, una cultura filosófica, abierto a todos los movimientos intelectuales. ¿Usted quiere decir unas palaras, Jacques-Alain Miller?

Jacques-Alain Miller:

Sí. Fue un amigo muy cercano a Claude Lévi-Strauss en los años ’50 sobre todo y -en lo que sé- Lévi-Strauss dijo que jamás se había encontrado con una persona que sabía tantas cosas como Lacan.

Blandine Kriegel:

Es un testimonio que va en el sentido de lo quería decir. Simplemente, diría que la división de los momentos psicoanalíticos, en 1964, Lacan efectuó con la EFP un retorno a Freud extremadamente marcado que tuvo un muy gran impacto. A la final de los años ’60, enseñó sus seminarios que usted ha editado en la Escuela Normal de calle Ulm. Luego, después de los ’60 en la Sorbona con una multitud considerable que asistía, entre los cuales estaban futuros psicoanalistas. Y sobre todo hubo un gran impacto en el plano a la vez intelectual y terapéutico.

Jacques-Alain Miller:

Comenzó a Sainte-Anne en una sala que contenía como máximo a 100 personas y terminó en una gran sala de la Facultad de Derecho, calle Saint Jacques por la Plaza del Panteón, con 1.000 personas.

Blandine Kriegel:

Por supuesto. Un gran eco que evidentemente aún dura. Cuando Lacan falleció, quiso que sea un filósofo, usted Jacques-Alain Miller -que Alexis y yo consideramos como una de las personalidades más brillantes, de los filósofos de la Escuela Normal el más brillante de su generación-, que sea el editor de sus libros y que sea el ejecutor de su testamento. En aquel momento, usted fundó la Escuela de la Causa Freudiana. Igualmente, el Departamento de Filosofía de Vincennes…

Jacques-Alain Miller:

…de Psicoanálisis.

Blandine Kriegel:

De Psicoanálisis, disculpas. Era el único departamento de las universidades entregado al psicoanálisis. Y en ese punto -hablábamos con Alexandre-, ciertos estiman que es un gran éxito, es decir la creación de una generación de una verdadera institución, de una verdadera Escuela, lo que podía estar ligado a una ambición de poder. No es nuestro punto de vista porque hemos visto en este hacer el extraordinario sacrificio que eso demandaba para usted. Porque usted se ha puesto al servicio de Jacques Lacan -quien era su suegro-, y hemos leído con mucho placer y alegría que usted dirigió a la opinión…

Jacques-Alain Miller:

…ilustrada.

Blandine Kriegel:

Ilustrada. Eso describe su talento de escritor y también su vasta cultura filosófica, literaria, lógica, en suman, de muchos puntos. En resumen, es difícil encontrar un resumen tan conciso de Lacan que podría abordar como la entrevista que realizó con una de sus amigas o colaboradoras -no lo sé-. He aquí lo que he resaltado. Usted me dirá si está de acuerdo.

Primeramente -en algunas palabras-, que hay en Lacan la tensión de un investigador en evolución y que ha sedimentado los conceptos; un pensamiento que igualmente estaba conectada de manera compleja a la clínica, que era su material y su experimentación; y una búsqueda que a la vez estaba mediada por un pensamiento conceptual, pero que desemboca en un saber rearticulado, recompuesto.

En sus fundamentos, usted nos explica que el psicoanálisis lacaniano reposa en lo inconsciente. Tenemos en la memoria de nuestra juventud esta frase esta fórmula que dio en el clavo: el inconsciente está articulado como un lenguaje.

Segundo punto, la repetición en el marco de los grandes conceptos. El primer concepto está ligado a la primera tópica de Freud -dice usted-; el segundo a la segunda tópica de Freud.

En tercer lugar, la transferencia. Esa es un ancla entre las diversas escuelas psicoanalíticas.

Y finalmente, la pulsión de la cual usted nos dice que Lacan la hizo pasar del mito al concepto.

Más allá de eso, usted analiza las fuentes filosóficas de la vasta cultura de Lacan y dice que, finalmente, lo que lo influyó fueron tres fuentes: la lingüística estructural -eso puede ser la cosa más conocida-, la lógica matemática -eso puede ser menos aproximada-, y finalmente la topología. Y luego usted termina diciendo que hay una clave de base -fórmula algo sibilina de la cual lo voy a interrogar- que el ser hablante sufre de una ausencia invisible que usted llama la suplencia.  

Si me lo permite, aquí la pregunta que le voy a plantear. Primera pregunta, ¿por qué la importancia de la topología? Porque cuando se ve las alternativas al psicoanálisis, por ejemplo, las neurociencias, los medios científicos han ido a buscar más bien del lado de la física y la química, de la biología. Y usted dice: “No. Lacan se fue a buscar del lado de la matemática y, más exactamente, de la topología”. Quisiera que nos esclarezca ese punto.

Y segundo, si usted nos podría explicar acerca de esa suplencia y esa ausencia invisible. Después de eso permitiré a nuestros amigos plantearle preguntas.

Jacques-Alain Miller:

La topología. Tomemos el ejemplo elemental de esta topología que se opone a la geometría métrica. En topología, podemos estirar, por ejemplo, superficies, modificar su apariencia, pero en tanto no hay corte, permanece siendo el mismo objeto.

Tomemos el objeto más simple por el cual entramos en la topología. Es la banda de Möbius. Si tomamos una banda de papel y la pega directamente, usted tiene un cilindro. Al contrario, si uno procede a una torsión y luego lo conecta, usted tiene un objeto singular que fue inventado por un matemático nombrado Möbius en el siglo XIX en una tesina enviada a la Academia de París -que tuve la alegría de encontrarlo a ese manuscrito y fotografiarlo-.

Blandine Kriegel:

Usted también es un investigador.

Jacques-Alain Miller:

En este objeto, el derecho y el revés están en continuidad, contrariamente a todas las intuiciones inmediatas que tenemos sobre el espacio y sobre la relación de elementos contradictorios. Uno se imagina que las antinomias, las oposiciones son radicales y que un término está opuesto al otro. Y con este objeto, tenemos, al contrario, se complexifica mucho…

Blandine Kriegel:

¿Qué relación con el inconsciente, con el psiquismo? ¿Es así el psiquismo? ¿El inconsciente? Según usted… Tenemos que ir rápido.

Jacques-Alain Miller:

Digamos que para mí la relación entre consciente e inconsciente podría estar representado por esa superficie de un solo borde.

Alexis Lacroix:

Con eso terminamos con la lógica A o no-A.

Blandine Kriegel:

Como en los sueños.

Jacques-Alain Miller:

El tener esa flexibilidad conceptual del objeto matemático-topológico en una armadura conceptual permite tener una flexibilidad absolutamente inédita. Eso es el principio. Lacan se ocupó de objetos más complejos y hay que decir que llegó, en el final de su vida, a estar apasionado por los nudos, que es una parte aún poco explorada de las matemáticas. Son los nudos que uno se representa, pero que pueden tener propiedades mucho más complejas y además podemos introducir dimensiones…

Blandine Kriegel:

Eso interesaría a los marinos…

Jacques-Alain Miller:

[risas] Sí.

Blandine Kriegel:

Ahora, esta cuestión de suplencia. ¿Qué nos indica?

Jacques-Alain Miller:

Escuche. Es verdad que Lacan en sus primeros tiempos de enseñanza simplificaba mucho y logificó el complejo de Edipo tal como Freud lo presentó. Hizo de él una metáfora en el sentido lingüístico donde el Nombre-del-Padre -al cual bautizó así según la tradición, con guiones- eso reprime el deseo de la madre. Es el punto de inicio de Lacan, pero no se detuvo ahí para nada. Cuando lo hizo fue un boom. Era completamente nuevo.

Blandine Kriegel:

¿Es esa la ausencia invisible?

Jacques-Alain Miller:

No, no, no. Ahí voy. Comenzó por una novedad de traducir el complejo de Edipo, de logificarlo y de aproximarlo al análisis estructural que eso se volvió inolvidable. Se creería que Lacan se hubiera quedado allí en toda su enseñanza…

Blandine Kriegel:

Eso fue algo que sobrepasó.

Jacques-Alain Miller:

Precisamente, él mismo -después de logificarlo- puso en entredicho el carácter substancial del Nombre-del-Padre. Al principio definía a la psicosis como la ausencia de ese pivote que es el Nombre-del-Padre, llegó a considerar finalmente que el psicótico podía encontrar sustitutos al Nombre-del-Padre y, de cierta forma, el Nombre-del-Padre no era otra cosa sino un sustituto en sí. Es por lo que dijo una vez -y yo hice de él todo un desarrollo en un curso-: “Todo el mundo es loco”. Es decir, hurtar al neurótico el privilegio que se le daba en relación con el psicótico. Eso quiero decir que neurosis y psicosis sea lo mismo, sino que hay un punto de vista profundamente desegregativo que Lacan introdujo en la clínica.

Blandine Kriegel:

Voy a dirigirme a nuestra amiga, la doctora David, que también es psicoanalista que está con nosotros…

Jacques-Alain Miller:

Alumna de Lacan.

Blandine Kriegel:

Alumna de Lacan. Usted tiene razón. Ella trabaja con niños como lo hizo Françoise Dolto -ella se dedicó a los niños, la hemos leído varias veces interesada en el desarrollo de los niños-.

Marielle, ¿Qué desearía preguntarle a nuestro amigo Jacques-Alain?

Marielle David:

Bueno, es necesario que hago una pequeña aproximación para plantearle esa pregunta. La pregunta. Usted me había preguntado eso vía telefónica entre lo que dice que concierne al adulto ya que Lacan habló de suplencia a propósito de Joyce, un adulto. ¿Y qué pasa con el niño? Lacan, hablando de las suplencias, nos dice -si generalizamos lo que nos dice- es que un artista, un creador, no puede apoyarse sobre el Nombre-del-Padre. Es necesario que cree algo y al hacer esa creación, inventa un nuevo nombre. Para el niño, – me apoyé sobre el último seminario de Lacan y esto va con lo que se acaba de decir-, lo real -esa especie de objeto misterioso que nos escapa es un tejido. Por ende, flexible. Eso viene de Leibniz quien habló de esto y que uno de los grandes matemáticos. Entonces, la cuestión del tejido está ya ligada a las matemáticas.

Ahora lo que encontré después y que va a llevarnos a la pregunta es que el niño va a experimentar algo de lo que siempre se ha hablado de manera extraña, a saber, él va a «despertarse».

Blandine Kriegel:

Los antropólogos hablan de ello.

Marielle David:

Él se despierta. Es un motón de impresiones nuevas que no ha vivido y va a aparecer ahí algo que para mí es algo que podemos llamar el significante. Es decir que el significante fálico -no es difícil pensar que se trata de una erección-. Y así, tanto el varoncito como la niña experimentan periodo del desarrollo.

Entonces, ¿qué pasa actualmente? Es algo inaudito. La flexibilidad del tejido es la bandera [drappeau] en francés. Eso nos representa en relación con los otros países. Es interesante porque ese tejido va por la piel [peau]. Hay alguien quien se aprovechó de sus iniciales, Emmanuel Macron, para hacer su marcha. Tomó esa nueva verdad del significante fálico y nosotros lo acompañamos. Francia era un país dividido entre derecha e izquierda y de repente logró reunir a todos alrededor de ese significante…

Blandine Kriegel:

La pregunta para Jacques-Alain…

Marielle David:

…y Miller no solo ha trabajado acerca de los pensadores y las instituciones. La pregunta que le quería plantear es ¿qué avenir para el psicoanálisis? Ahora que hablamos de lo político.

Jacques-Alain Miller:

En ese tema, Lacan ha variado. Una vez escribió: “No seré yo quien vencerá, sino el discurso al que sirvo”, es decir el discurso analítico. Y en otras ocasiones en la que estaba, no deprimido, sino pesimista -Lacan no se deprimía; de vez en cuando tenía un cierto malestar, bajaba un poco de tono, pero no se angustiaba verdaderamente, no se deprimía-, dijo: “El día en que el psicoanálisis haya bajado las armas ante los impasses de nuestra civilización, tal vez buscarán mis Escritos para encontrar indicaciones”, etc. Entonces, le importaba la cuestión del avenir del psicoanálisis.

Por otra parte, creó una institución, la Escuela Freudiana de París que se sostenía esencialmente por él. Es decir, tenía poca estructura. Nadie conocía su estatuto. La Asamblea General, cuando se la tenía, duraba máximo un cuarto de hora máximo. La secretaria decía algunas palabras, había 2 o 3 preguntas en la sala y Lacan levantaba la cosa. Había una institución alrededor de él. Era el prolongamiento de su consultorio de la calle de Lille. Yo decía que era la casa de Lacan. En el fondo, él no se interesó en las instituciones. No creía en ellas.

Yo creí en ellas. No digo que tenía razón.

Blandine Kriegel:

Entonces, usted las situó.

Jacques-Alain Miller:

La Escuela de la Causa Freudiana fue Lacan quien la quiso. No diría que yo fui el fundador porque él la quiso después de haber disuelto la Escuela Freudiana. Yo contribuí con otros en crearla y luego pude crear otras 6 en el mundo. Viajé mucho en Europa y América Latina y me tuvieron confianza. Me dejaron crear, escogerlas.

Blandine Kriegel:

¿Y el avenir de esto? Porque esa era la pregunta…

Jacques-Alain Miller:

Esto que yo fundé dio lugar a la Asociación Mundial de Psicoanálisis que es la segunda red psicoanalítica en el mundo después de la vieja institución en manos de los americanos que Freud creó en 1926 -si no me equivoco-. Ahora hay más lacanianos de los que hay en esa asociación mundial. Lacan quien fue más o menos cazado por la International en 1963, que en esa época juntaba difícilmente a 100 personas. Ahora en el mundo, el número de lacanianos, de neolacanianos, de lacanoides es mucho más importante que aquel…

Blandine Kriegel:

Es la historia de Platón y Sócrates que nos acaba de contar porque Sócrates también tenía a los atenienses en las calles con un éxito mitigado. Y luego Platón lo puso en escena en diálogos que permanecen aún. Veamos qué quiere decir nuestro amigo François Guery. Quisiera plantear alguna pregunta. Él ha leído el texto

François Guery:

Voy a acortar lo que iba a decir, que se parece lo que acaba de ser debatido. ¿Cuál es la fuerza, la potencia de lo que acabamos de discutir? Porque entendí la flexibilidad, el lado del vaivén de una doctrina a otra y en el fondo las cosas juntas. Yo veo dos cosas que no son las mismas que las cuatro que han sido distinguidas. Un lado teoría experimentable, que no es una teoría experimental, pero que está en el lado de la teoría muy clara. Hay muchas conceptualizaciones prestadas o retrabajadas o creadas. Todo eso es claro. Eso está ligado a la clínica. Es algo que no hace de eso una ciencia experimental o una pura teoría. Hay clínica. Pienso que hay un tercer elemento que es el más potente, un poco menos intuitivo. Pienso que hay un aspecto iniciático. Es como una lengua común, si no se la habla no se la entiende, no se comprende nadie. Es mi caso. Es claro. Pero una iniciación como los presocráticos que practicaban….

Blandine Kriegel:

¿Qué es lo que dice de esto, Jacques-Alain?

Jacques-Alain Miller:

Ahí usted pone el dedo en la llaga porque Lacan que tenía en su juventud se aproximó a la sabiduría oriental, conocía a René Guénon, tal vez Burgeff, y luego se separó de ello y testimonió -yo diría- acerca de su horror de la iniciación, de su voluntad de separar al psicoanálisis de la iniciación. Podía tener puntos de semejanza con la iniciación, entonces ¿cómo hacer para que no sea una iniciación sino para, al contrario, acercarla y relacionarla al discurso de la ciencia? Es verdaderamente algo que distingue a Lacan de cierto número de filósofos y cierto número de psicoanalistas y que consideraban que lo que era determinante en el mundo moderno era la emergencia del discurso de la ciencia con la física matemática -Galileo-, que era eso lo que producía el principio de reorganización de las sociedades. Entonces, la iniciación para él era algo de lo que había que distinguir absolutamente al psicoanálisis. E incluso llegó a decir en una charla: “Una tradición es siempre pendeja”. Dicho desde el punto de vista del discurso científico -aunque venga de un discurso de tradición, de las escuelas, etc.- obviamente es un punto de vista unilateral y extremo, pero es una indicación de su tendencia profundamente racionalista. Sabemos que en su juventud tenía un gran gusto por Spinoza y había colocado en la pared de su habitación todo un grafo que apuntaba a mostrar la relación de los términos de Spinoza y su tesis de medicina tiene como exergo una frase de Spinoza.

Blandine Kriegel:

Una pequeña palabra ahí para los comentarios.

François Guery:

Solo una palabra porque creo que se han dicho muchas cosas. Yo soy historiador. Es mi formación. Miro siempre las cosas a partir del inicio, de los comienzos y luego el todo. Lo que ha sorprendido mucho en Lacan primeramente es evidentemente el discurso que no podemos entender tanto porque es un discurso hecho para personas instruidas, lo que no siempre es el caso de las personas que se interesan por el psicoanálisis. Ahí, todos de la Escuela Normal que se planteaban problemas desde ciertos cabos tenían necesidad de algo que les reconcilie con un psicoanálisis que les haga brillar. De hecho, vi cuáles eran los maestros de Lacan, de cómo había comenzado ya que tenía un conocimiento enciclopédico de la psiquiatría, viene de toda la tradición médica francesa; pero comenzó su análisis con Loewenstein. Loewenstein comenzó a analizarlo y luego, como supo de la llegada de los nazis, no esperó la llegada de Pétain y todos ellos, y partió algunos meses antes a los Estados Unidos para no regresar. Psicoanálisis interrumpido. Entonces, dejó a Lacan en el inicio de su análisis. Creo que…

Jacques-Alain Miller:

Seis años. Lo que era algo largo para aquella época.

François Guery:

Sí. Era largo para aquella época. Pero finalmente tuvo un análisis con Loewenstein que se interrumpió, una interrupción con el Atlántico que los separaba. Y había un juicio terrible que Loewenstein hacía de Francia: “Francia está jodida. Hay que ir a América”. Es exactamente la actitud del padre de Europa, ¿cómo se llamaba? De Monnet y del General De Gaulles. Hay que ir a Washington. Hay que seguir a los americanos. En el punto de inicio, Lacan no estaba de acuerdo. Hay una homología -vamos a decir-: “Francia no está jodida. Aún estamos ahí. Vamos a combatir. Y vamos a mostrar que todo ese psicoanálisis adaptativo a la americana, con la potencia americana, con tecnología americana y su saber-hacer; no hay necesidad de acostar a la gente, pueden estar sentados y luego vamos a ver qué dicen”, la psicoterapia. No es eso.

Blandine Kriegel:

No es solo Francia, sino la cultura europea.

Jacques-Alain Miller:

Lacan cuestionaba explícitamente en sus Escritos la american way of life. Decía incluso -lo que era enorme- que encontraba justificada la prevención que encontraba el psicoanálisis en el Este para decir que si estaba americanizada ellos tenían razón en reprochársela. Y, evidentemente, eso tocaba especialmente a los alumnos de Althusser estaban en ese entonces.

François Guery:

Y había algunos judíos que habían logrado en Budapest experimentarlo. Y, en efecto, Althusser no fue salvado porque fue capturado finalmente por anti-lacanianos que hacían psicoterapia y cosas cada vez más heterodoxas, que repudiaron al psicoanálisis. Y luego se vio lo que eso produjo.

Pienso que es ahí que comprendí que Lacan -tenía siempre su lado surrealista, amaba el Witz– tenía una profunda humanidad y una profunda comprensión. Es por ello que él había curado a alguna gente, por ejemplo a su amigo Roland Castro visiblemente, si no se suicidó en ese momento….

Blandine Kriegel:

O Francois Giraud como lo dijo. Mucha gente.

François Guery:

Lacan los comprendió todo eso, comprendió a su manera, comprendió con su penetración, comprendió también con su surrealismo.

Blandine Kriegel:

Últimas palabras, ya que creo que hemos sobrepasado nuestro tiempo, Jacques-Alain Miller.

Jacques-Alain Miller:

Lacan ya no tiene hoy una presencia mediática que tenía en esa época, aunque jamás se lo llamó para las entrevistas en las jornadas y que hizo solo una aparición en la televisión. Hubo que luchar con el director de esa cadena para que eso se transmita finalmente porque Lacan decidió no hablar para los idiotas sino para aquellos que sabían de él -verificamos aquí lo que decía Alexandre-. Fui yo quien le dijo que era necesario que cambie un poco su discurso para ser comprendido. Él consideró que era un muy mal consejo.

Blandine Kriegel:

Lacan no está muerto. Se dice eso.

Jacques-Alain Miller:

Pero en el psicoanálisis, mantiene una importancia capital. Después de él, no ha habido grandes innovaciones en el psicoanálisis. Él es aún quien, después de Freud, el más grande psicoanalista.

Blandine Kriegel:

Bueno. Fuera de Foucault, hemos hecho un repaso de todos los grandes pensadores franceses. Es la primera vez que lo hemos hecho, fuera de Foucault. Muchas gracias, querido Jacques-Alain Miller.

Jacques-Alain Miller:

Gracias a ustedes también.


« Philosophes et philosophies contemporaines » «Jacques Lacan et la psychanalyse». [En línea]: https://www.youtube.com/watch?v=S5WJNFR9qfM. Último acceso: 2022-01-20.

Publicado por Psicoanálisis Lacaniano

Blog en la articulación Freud-Lacan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: