Carta a Marc Lacan – por Jacques Lacan – 1953/04/07

Carta escrita por Jacques Lacan a su hermano Marc

Martes de Pascua de 1953 (es decir, 7 de abril)

5 Calle de Lille

Mi querido Marc:

Ha pasado mucho tiempo desde que nos vimos. Mucho ha sucedido desde entonces. No como aquellas de las que se trata cuando uno se expresa de la siguiente manera: cosas que se han desvanecido, sino que, por el contrario, se mueven en la dirección de la realización, de la certitud, de la construcción y de una responsabilidad cada vez mayor. Todo esto no sin grandes luchas, por supuesto.

Ahora sé dónde estoy en cierto momento que es el de mi siglo con respecto al hombre. Es decir, en un momento que determinará de dónde depende la forma en que los hombres se tratarán a sí mismos durante un cierto tiempo, al menos en el ámbito secular (quizás más allá).

Este «tratamiento», esta relación del hombre al hombre, es el que se manifiesta por el momento bajo diversas rúbricas, que una sola palabra puede representar provisionalmente: psicología.

Veo de ella su sentido, es decir, veo sus peligros. El psicoanálisis ocupa allí una posición supereminente desde la cual cada uno de sus partidarios no piensa sino en descalificarla para contribuir a una gran y general degradación.

Estoy casi solo en la enseñanza de una doctrina que al menos preservaría todo el movimiento sus raíces en la gran tradición, una por la cual el hombre nunca puede ser reducido a un objeto.

Eso es un eufemismo. Hoy solo debes saber que no puedes dar demasiado alcance a estas pocas líneas, ni estimar demasiado el punto donde mi vida y mi acción están comprometidas.

Paso ahora a la intención de mi carta. Un consejo, una petición. Ahora se trata de mí.

Me las arreglé para pesar bien, para poder concluir sobre este drama que fue mi primer matrimonio, y sobre mi situación actual con la que es auténticamente mi esposa, sin que yo haya querido casarme con ella, es decir, dar una palabra que pudiera creer que nunca me pertenecería de nuevo.

Es cierto que la concepción sagrada que tengo del compromiso del matrimonio motivó esta abstención.

Ahora sé que puedo hacerlo porque mi «primer matrimonio» no fue realmente uno.

Tanto es así que sólo este lugar puede ser sondeado con toda la ciencia que llamamos Dios.

¿Hay alguna autoridad en la tierra que pueda atreverse a hacerse cargo, en mi situación, como padre de tres hijos, por ejemplo, de escuchar mi juicio: quiero aceptar ser el juez de lo que puedo articular, de modo que lo que era solo apariencia sea desatado por un poder que ya se ha arrogado a sí mismo – no sin fundamento – para representar lo que traduce en orden el secreto de los corazones?

¿Creen que hay alguien en la Iglesia que pueda considerar como posible, si se puede recibir mi testimonio, la anulación de mi primer matrimonio?

Me importa eso. Porque mi posición frente a la religión es de considerable importancia en este momento del que he comenzado a hablarte. Hay religiosos entre mis alumnos, y sin duda tendré que entrar en contacto con la Iglesia, en los años siguientes, sobre problemas en los que las más altas autoridades querrán ver claramente para tomar partido. Basta decir que es en Roma donde en septiembre informaré sobre nuestro Congreso de este año, y que no es casualidad que tenga como tema: el papel del lenguaje (quiero decir: Logos) en el psicoanálisis.

La mediación obtenida para este problema personal que llega lejos, no tenéis duda, puede ser de gran importancia para un desarrollo que va mucho más allá de mí.

Añadiría que Judith, que cada vez es más la persona que has tenido que reconocer, hace su Primera Comunión el 21 de mayo. Esto es para recordarles que incluso el problema aquí no se limita a mí.

También anuncio que soy presidente de la Sociedad Psicoanalítica Francesa desde enero. Después de una lucha épica cuya narrativa requeriría que te escribiese mucho.

Créeme, tu hermano, profundamente conectado contigo.

J. Lacan.

(El matrimonio con Sylvia se contrajo en Aix en Provence el 17 de julio de 1953. Carta de Santiago, 5 de septiembre.)

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: