Salud Mental y Orden Público

Conferencia de Clausura de las II Jornadas del Campo Freudiano

Por Jacques-Alain Miller

Sevilla, 1988


La salud mental, tema de estas Jornadas, no tiene más definición que la del orden público; es ésta entonces la que les propongo para sintetizar lo que parecen ser las sospechas, incluso, el desdén manifiesto, expresado durante estas jornadas, hacia el concepto de salud mental desde el punto de vista psicoanalítico. La salud mental, por tanto, definida según el orden público. Y, en efecto, me parece que no hay criterio más evidente de la pérdida de la salud mental que la que se pone de manifiesto en la perturbación de ese orden.

Normalmente, además, los pacientes de la salud mental son seleccionados a partir de una perturbación de esas características, que puede llegar hasta el orden supuestamente privado de la familia. Es decir –y discúlpenme si esto puede parecer un poco burdo- que lo más importante en la vida, con respecto a la salud mental, es andar bien por la calle. Y aún más atravesarla, cruzarla sin ser atropellado. En el uso común que tenemos en París –el sentido común, por lo demás, siempre tiene razón- la manera de expresarlo es decir que no se podría confiar en alguien para cruzar la calle con un niño. Me parece un verdadero criterio de salud mental.

Podemos ver así, por ejemplo, que, en el campo, cuando no había calles y menos aún coches, los estándares de la salud mental eran mucho más relajados que hoy, en las ciudades, donde hay una circulación automovilística intensa. Y cuanto más intensa, más exigente es la salud mental. No sé si esto tendría comprobación estadística, es un tema que podríamos proponer a nuestros amigos científicos:  la correlación entre los estándares de la salud mental y el estado de la circulación de los coches.

Se sabe también que hay quienes ya no vuelven a salir de su casa. Pero eso molesta también al orden público en el ámbito de la familia. Puede ser un signo importante que un adolescente, por ejemplo, se quede encerrado en su habitación. Eso puede hacer sospechar algo desde el punto de vista de la salud mental. Y si no tiene familia, una persona que nunca sale a la calle molesta a la portera –importante personaje de la vida ciudadana-. Todo el mundo sabe que hay que tener buenas relaciones con la portera. Es una broma, pero es verdad que con la salud mental se trata siempre del uso, del buen uso de la fuerza.

Me parece además un hecho de experiencia, según el testimonio de quienes trabajan en las instituciones correspondientes, que la salud mental es, fundamentalmente, es una cuestión de entrar, de salir y también de volver. De otro modo se trata de fugas. Volver después de haber salido, es esencial al orden público. Volver a casa a dormir, por ejemplo, puede evitar el divorcio. El problema central, en la práctica de la salud mental, es a quién se puede dejar salir y que se puede salir si se vuelve para tomar la medicación.

Los trabajadores de la salud mental son quienes deciden si alguien puede circular entre los demás, por la calle, en su país, entre los países, o si, por el contrario, no puede salir de su casa, o si sólo puede salir para ir al Hospital de Día, o si no puede salir del Hospital Psiquiátrico. Y ya sólo queda por decidir si ha de estar atado porque, en algunos casos, la peligrosidad es rebelde a la medicación.

Los trabajadores de la salud mental se reconocen próximos a los de la policía y la justicia, que son trabajadores también. Y esa proximidad les ofusca, tratan de alienarse en otro lado, pero es también una confesión. La salud mental tiene, por tanto, como objetivo –no puedo imaginar otro- reintegrar al individuo a la comunidad social.

Pero, al mismo tiempo, conformarnos con establecer la equivalencia entre salud mental y orden público no es suficiente como, de hecho, demuestra la diferencia entre esas categorías de trabajadores. Hay perturbaciones que incumben a la salud mental y otras que conciernen a la policía y a la justicia. Debemos preguntarnos cual es el criterio que sitúa a un individuo de uno u otro lado de la salud mental y el orden público.

Ese criterio operativo es la responsabilidad. Es el castigo. Lacan escribe que la responsabilidad como castigo es una de las características esenciales a la idea del hombre que prevalece en una sociedad dada. Y quizás pueda parecer sorprendente que, entre sus Escritos, haya un texto sobre Criminología y psicoanálisis. Pero, al contrario, Lacan acentúa la responsabilidad como un concepto esencial en la distribución de la salud mental, el orden público y el psicoanálisis.

La noción crucial entonces, para el concepto de salud mental, es la decisión sobre la responsabilidad del individuo. Es decir, si se es responsable y se puede castigar o, por el contrario, si se es irresponsable y se debe curar. Me parece bastante evidente que la mejor definición de un hombre en buena salud mental es que se le puede castigar por sus actos. Es una definición operativa, no ideal. Ceaucescu, por ejemplo, no tiene una buena salud mental, no se le puede castigar. Si alguien le llama paranoico será encerrado en un lugar de serlo Ceaucescu. Es el tema al que pretendo aludir cuando la encarnación, el propio poder de castigar, está en posición de escapar al diagnóstico de la salud mental.

¿Y qué significa la irresponsabilidad? Significa que los demás tienen derecho a decidir por alguien, es decir que se deja de ser un sujeto de pleno derecho. El término de sujeto, por tanto, no se introduce a partir de lo mental sino a partir del derecho. Y puede verse ahí la imagen misma del totalitarismo: que otro decide siempre y que, en un Estado semejante, son todos los demás los que están locos. La prueba es que no pueden salir del país.

Pero centrémonos en esta idea de irresponsabilidad. Es irresponsable quien no puede dar razón de sus actos, quien no puede responder de ellos. La propia palabra de “responsabilidad” incluye respuesta, es la misma raíz. La responsabilidad es la posibilidad de responder de sí mismo. Si, para el psicoanálisis, es tan interesante la Criminología es porque plantea el problema de si la enfermedad mental llega a suspender el sujeto de derecho.

Y aquí podemos corregir nuestra primera equivalencia para decir que la salud mental es parte del conjunto del orden público, una subcategoría. Por ejemplo, se puede notar que la neurosis obsesiva es perfectamente compatible con él. Hasta el punto incluso de que podríamos preguntarnos si los inventores del orden público no fueron neuróticos obsesivos. Un juez que piensa todo el tiempo en el acto sexual no por ello deja de actuar como juez. Puede juzgar perfectamente y, mientras tanto, no tener otra cosa, en su pensamiento, que obsesiones sexuales. También la paranoia, a veces, es perfectamente compatible con el orden público, más en unas profesiones que en otras. Sólo a un paranoico he oído decir, en mi consultorio, que estaba en perfecta salud mental. No sé si por eso podría decirlo alguien que no fuera paranoico.

Creo entonces que, en este punto, podemos tomar ya una posición unívoca al respecto de la relación entre el psicoanálisis y la salud mental: el psicoanalista, como tal, no es un trabajador de la salud mental y quizás sea ése, precisamente, el secreto del psicoanálisis. A pesar de lo que se pueda pensar y decir para justificar ese papel en términos de utilidad social, el secreto del psicoanálisis es que no se trata de salud mental. El psicoanalista no puede prometer, no puede dar, la salud mental. Sólo puede dar la salud: saludar al paciente que viene al consultorio. Además, cuando funciona bien, es él quien se queda ahí encerado como si se retirara a sí mismo de la circulación.

En el psicoanálisis tiene mucha importancia saludar bien. Se dice, por ejemplo, que, en su última época, la sesión lacaniana se reducía a un saludo. Quizás el saludo analítico sea lo esencial. Podríamos entonces oponerlo a la salud mental. Lo he visto recientemente porque alguien, a quien no había saludado bien, me pidió un análisis muy poco tiempo después. Se trata de que el saludo incide en la propia práctica sin que se pueda anticipar el resultado inmediatamente.

En eso radica la diferencia entre ambos. Y en eso se puede interrogar la utilidad del psicoanálisis porque, desde el punto de vista del orden público según se dice, la gente que se analiza tiene buena salud. La diferencia y, quizás, la paradoja desde ese punto de vista es que el psicoanálisis es un tratamiento que se dirige al sujeto de derecho como tal, al sujeto de pleno derecho. Es decir que nuestro trabajo se dirige a enfermedades mentales –si quieren llamarlas así- en las que hay un sujeto de pleno derecho. Un sujeto que responde de lo que hace y de lo que dice hasta el punto de saber que, si no puede hacerlo, las cosas no van bien. No le parece que sea una tontería decir y hace cosas de las que no puede responder. Quienes se introducen en la enseñanza de Lacan pueden situar el término de sujeto a partir de esa dimensión de respuesta, de capacidad de respuesta. El sujeto de derecho tomado así, en la vertiente de la respuesta, es el sujeto de la enunciación, como decimos utilizando un término lingüístico. Es el sujeto que responde de su enunciado, para lo cual es necesario no confundirse con él.

La condición, entonces, para distinguir al sujeto de la enunciación es que puede tomar distancia respecto a lo que él mismo enuncia. Es el sujeto que puede notar que ha dicho algo pero que no sabe por qué o que no cree en lo que ha dicho, o sabe que es una broma o piensa lo contrario de lo que dice. El sujeto capaz de juzgar lo que dice y lo que hace. A partir de la conexión entre salud mental-orden público-responsabilidad-derecho-respuesta, se puede entender la importancia, el lugar destacado que Freud dio al concepto, tan importante quizás, de sentimiento de culpa.

El sentimiento de culpa es, propiamente, el pathos de la responsabilidad, la patología esencial del sujeto. ¿Y cuál es su sentido? Que me siento responsable de no sé qué. Y se puede decir que es una precondición de la práctica analítica. En cierto modo, entonces, comprobar su existencia o producirla es el objetivo de las entrevistas preliminares. Se trata del sentimiento de culpa en tanto afecto del sujeto del inconsciente. Y cuando comprobamos que existe podemos decir que hay un sujeto capaz de responder. A tal punto es así como Lacan define al sujeto propiamente como una respuesta. En el psicoanálisis podemos llegar hasta ese límite de decir que el propio sujeto es una respuesta.

Y ése es el fundamento del lazo social y lo que Freud inventó: el punto de vista psicoanalítico sobre la sociedad. Freud no definió la sociedad por la salud mental sino a partir de un mito y no cualquiera: el de un crimen primordial en el origen de la ley. Es el mito que dice “todos culpables”. Es la respuesta mítica al “yo me siento responsable de no sé qué”, la respuesta de la muerte del padre.

Y es también lo que permite comprender por qué Lacan aconseja rechazar de la experiencia analítica a los canallas. ¿Qué es un sujeto como canalla? Es el que siempre se inventa disculpas para todo. Y también hace ver lo que Lacan destacaba en las entrevistas preliminares: la rectificación subjetiva preliminar al análisis. El sujeto entra en análisis quejándose de los demás y esa rectificación- el ejemplo clásico es el análisis de Dora- le lleva a percibir que él tiene algo que ver con esas cosas de las que se queja, es decir que se trata también de su culpa. Porque a pesar de los fenómenos superficiales que pueden manifestarse en la experiencia, sabemos que el sujeto del inconsciente es siempre un acusado y es en este sentido en el que Freud inventó el superyó, para demostrarlo.

“No hay que retroceder frente a la psicosis” es una frase de Lacan que se repite por todas partes, en Brasil como en Europa o en Canadá. No hay que retroceder, pero con excepciones. Podríamos discutirlo a propósito del análisis de los paranoicos, por ejemplo, porque presentan dificultades técnicas que son difíciles de superar. El paranoico, precisamente, está en la posición subjetiva del acusante y no del acusado. Lo que llamamos un paranoico está en esa posición subjetiva, perseguido, pero por culpa de los otros; y los perversos, quienes enuncian comportamientos que, según la clasificación psiquiátrica, se llaman perversos, eluden esa misma definición. Un verdadero perverso no vine a pedir un análisis y si por error lo hace se va.

Pero un perverso puede pedir un análisis en tanto tiene un sentimiento de culpa a propósito de su comportamiento; cuando deja de inventar disculpas por lo que no puede evitar hacer. La experiencia hace pensar más bien además que se trata de personas de alto sentido moral contrariamente al retrato del perverso que se hace normalmente. En la posibilidad de analizarlos, por tanto, la presencia del afecto subjetivo de culpa tiene un carácter decisivo. Y a propósito del perverso, hablar de lo que alguien no puede dejar de hacer, nos permite justificar en el análisis el concepto de pulsión.

¿A qué llamamos pulsión-que es otro de los mitos freudianos-? Hablamos de pulsión cuando las cosas se presentan en esa dimensión de que no se puede dejar de hacerlas y con el problema consiguiente de si, en ese sentido, hay sujeto de derecho o no. Lacan puede decir, en ese sentido, que la pulsión es a cefálica y que, en esa misma medida, hay como una suspensión del sujeto de derecho. Para hablar de la posición subjetiva en la pulsión, podemos decir que se trata de la relación del sujeto con una demanda contra la que no puede defenderse. En ese sentido, hay una conexión entre la pulsión y el superyó al mismo tiempo que la palabra defensa tiene también una dimensión jurídica.

Esta perspectiva que les propongo permite localizar la articulación entre pulsión y deseo; la pulsión como mito freudiano y el deseo, tal como nosotros lo vemos, como un mito lacaniano. Y cómo se diferencian si no es en que hablamos de pulsión cuando el sujeto se queja de no poder defenderse y de deseo cuando el sujeto se queja de no poder defenderse demasiado bien. La diferencia está precisamente, en la defensa. En el deseo es interna a la propia dinámica en tanto que desear y rechazar el deseo están vinculados, se hacen en el mismo movimiento. Hablamos de pulsión, al contrario, cuando la función subjetiva en incapaz de introducir la defensa.

Pero dirán Uds. Que eso no es el sentimiento de la culpa. Sin embargo, el sentimiento de culpa no impide la reivindicación, sino que la favorece. Y hay que entender la conexión entre ambas porque podrían parecer contrarias. Sin embargo, sólo un sujeto de derecho puede tener sentimiento de culpa, es decir un sujeto puede decir “tengo derecho a” y ése es el principio mismo de la reivindicación. Si Uds. no piensan que la reivindicación es algo esencial a la práctica analítica es sólo porque Uds. no se percatan de que la castración sólo tiene sentido sobre el fondo de la reivindicación.

Y en eso el estado de derecho es indispensable al psicoanálisis clandestinamente como J. P. Klotz, al volver de la unión soviética, nos ha explicado recientemente. A medida que ese gran país transforma en estado su derecho, puede entrar al psicoanálisis. Puede verse la conexión, al mismo tiempo que los derechos humanos entra el psicoanálisis. Hay que tener el derecho de callarse, no se puede psicoanalizar donde sólo existe el derecho de hablar, y el deber, además.

Así, para continuar en esa línea, se necesita que el analista, por su propia salud mental, haya sido curado del sentimiento de culpa. Es peligroso, de otro modo, dirigirse a un analista. Y eso podría contestar a la pregunta de ayer sobre la formación. La formación de los analistas podría resumirse en curarlos del sentimiento de culpa.

Es peligroso, por tanto, porque la formación de los analistas está cercana a la formación de canallas y por eso hay que distinguir: hay que curarlos del sentimiento de culpa en tanto que dirigen la cura y al mismo tiempo, y es lo más difícil, no curarlos de él en tanto que sujetos. Hemos escuchado a Lacan en su seminario quejarse, por ejemplo, de la exigencia de su superyó. De manera que se trata de curarlo en la función de analista para reforzarlo, sin embargo, como sujetos. Hay que pensar, además, que Lacan tenía que pagar sus deudas, tenía que hacerse perdonar el habernos abierto las puertas del psicoanálisis a nosotros. Y lo pagó con un trabajo teórico.

La reacción terapéutica negativa según una expresión freudiana que no me parece muy feliz, tiene como objetivo precisamente pasarle la culpa al analista, – “Ud. no me puede curar”-, es decir, desplazar la culpa al otro. La castración, impensable en lo puro real, no tiene sentido sino para el sujeto de derecho, para el sujeto que puede decir “tengo derecho a”.

Y eso constituía, para Freud, la roca de la experiencia analítica. Por explicarlo en términos de mercado, es como si el sujeto tuviera un cheque al portador que no puede ingresar en caja. Ese cheque al portador es lo que se llama el falo y, muy precisamente, el falo como símbolo, el fundamento mismo de la queja del psicoanálisis: “tengo derecho a algo que no puedo cobrar”. Es decir que el sujeto llega siempre al análisis como un cobrador, y el psicoanalista es el cajero:

– “Explíqueme qué cheque al portador tiene Ud.”-. Y el resultado, al final, es que el cobrador quien paga y sólo por haberle presentado el cheque al cajero porque éste nada más accede a discutirlo. En eso el psicoanálisis puede parecer una estafa y se puede poner en duda si tenemos la bastante salud mental para jugar a ese juego.

La castración, el propio concepto freudiano, sería impensable si no se trata de un derecho al falo tanto en el caso de un hombre como en el de una mujer. Es, incluso, el más difícil del lado masculino por ser portador del órgano. Sabemos –y éste es el otro secreto del psicoanálisis, un secreto a voces- que el cheque nunca estará en caja porque la caja está siempre de la otra parte. Y ésa es la castración imaginaria: a pesar de tener el cheque al portador, uno siempre tiene la bolsa vacía.

La verdad es que se trata de un cheque tal que, para cobrarlo, no hay en el horizonte otra solución que ocupar el lugar del analista, es decir, transformarse en cajero. Los analistas son, según eso, los desesperados del cheque al portador, quienes han abandonado la idea de cobrarlo con el resultado paradójico de que tienen la bolsa vacía.

La verdad es que se trata de un cheque tal que, para cobrarlo, no hay en el horizonte otra solución que ocupar el lugar del analista, es decir, transformarse en cajero. Los analistas son, según eso, los desesperados del cheque al portador, quienes han abandonado la idea de cobrarlo con el resultado paradójico de que tienen la bolsa llena.

Lo que pone en evidencia que el sujeto a la castración es el sujeto de derecho, el que tiene que descubrir que su cheque al portador, el que cada uno tiene, es imposible de cobrar. A veces hay que intentarlo con varios analistas para estar seguros de que ninguno va a pagar el cheque. En eso, en tanto que sujeto de derecho, es también sujeto de deber, es decir que obedece a la orden: “tú debes cobrar”. “tú debes cobrar” se traduce en términos de goce, cobrar el goce. Y lo que se descubre es que sólo presentando el cheque ya se goza bastante, es decir que se goza al presentar el cheque con palabras

Y es lo que causa risa de la salud mental porque se trata, en ella, de la perturbación estructural de lo físico, lo mental y lo social. Hebe Tizio nos ha recordado la definición de la O.M.S.: “estar completos en lo físico, lo mental y lo social”. Hay que repetir lo que ella ya nos ha señalado: que ésa es la voz dulce del imperativo imposible. Es decir, que es una fórmula del super-yo moderno y muy bien descrito porque están presentes los tres términos: físico, mental y social. Y hace ver efectivamente que lo mental es un órgano y que no está reservado a la humanidad. Hay mental en un ser vivo desde el momento que hay sentidos, desde que hay un aparato sensorial.

Los animales tienen también una mente que completa necesariamente lo físico del ser viviente. Esa mente, -ver pensar, recordarles permite vivir en su ambiente. De manera que lo mental es un órgano necesario para la adecuación de lo físico al mundo. Sabemos mucho más ahora sobre la mente como órgano porque la bioquímica del cerebro se ha desarrollado y, además, el conductismo permite comprobar que, en las ratas y las palomas –como decía alguien en las jornadas-, lo mental es un órgano útil para la vida, guía de vida. Barata es parte de un todo, por lo que Lacan puede decir que el organismo va mucho más allá de los límites del cuerpo individual. El organismo es el propio organismo, con el lado mental y físico, más de su mundo.

¿Podríamos pensar un ser vivo sin mental? Sería un ser viviente que se podría guiar sobre el puro real. Y es, en cierto sentido, lo que Freud nos presenta con la libido. Con el mito construido por Lacan, a propósito de la libido freudiana, se trata de un ser vivo sin aparato sensorial que precisamente no conoce nada da la dimensión del mundo y que es del orden del puro real. Y en ese sentido, se puede decir que, con el nombre lacaniano de goce, se trata de algo que no quiere saber nada. Es ésa también la cuestión en la pulsión, que no quiere saber nada. Podemos, con esto, establecer la conexión con el tema del año que viene en Granada: ¿Qué se busca en el saber? La libido mítica, mitificada por Lacan, no quiere saber nada.

             El animal, como tiene una mente, no se dirige sobre el puro real, sino que hace de él una realidad. La diferencia entre lo real y la realidad es la interposición de lo mental. Se puede, de esta manera, describir perfectamente el mundo de la mosca. Precisamente Lacan cita una descripción en la que le dan ganas de ser una porque se ve, en ella, que la mosca tiene una perfecta salud mental en tanto que la definimos como la armonía, el equilibrio, del Umwelt y el Umwelt.

             Pero, para el hombre, el mundo está tomado por lo social. Hay que decir que el lenguaje perturba fundamentalmente la adecuación del Inmwelt y el Umwelt, es decir que la enfermedad mental está en nosotros desde el principio. Entonces nuestro modelo de salud mental no es el del animal. En nuestro ambiente actual el ejemplo de la salud mental sería más bien la máquina. Por eso se puede decir que alguien “tiene los cables cruzados”. Es decir que nuestro ambiente no tiene nada de natural, sino que está estructurado por el lenguaje repleto de derechos y deberes. Freud ya indicó que nuestra mente está perturbada por el narcisismo que constituye un obstáculo, la consecuencia misma de esa perturbación sobre lo mental. Conocemos su papel en la inhibición, por ejemplo.

Sin embargo, no se trata en el hombre, en la humanidad, solamente de lo mental cuando no se trata de lo físico. Hay algo no mental, aunque lo parezca, que es el pensamiento llamado por Freud inconsciente. El inconsciente no es del orden mental, se la debe distinguir de la mens, la mens sana in corpore sano. Lo que impide la mens sana y el corps sano es la existencia disarmónica de un pensamiento. ¿Cuál es la más clásica definición de la salud? La salud se define por el silencio de los órganos, pero está el inconsciente que nunca se calla y así no ayuda para nada a la armonía.

               Así definida, la salud mental no puede servirnos, como tal de criterio en la práctica analítica.

               Esto será mi clausura.

   DEBATE

P.: Querría pedirle que aclarara, por favor, la relación que ha establecido entre la reivindicación y sentimiento de culpa que Ud. ha hecho equivaler en un momento y que además tendrían que ver con posiciones clínicas con respecto a la culpa y a la falta.

J-A. Miller: He empleado el término de reivindicación que es el lado positivo, activo, de la frustración, porque permite describir fenómenos que se manifiestan en la experiencia. Por ejemplo, cuando la roca de la castración toma la forma de la reivindicación de justicia podría pensarse que el sentido de culpa impide que el sujeto asuma el peso de lo que no va bien. Y, en cierto modo, con la rectificación subjetiva se trata de que lo asuma. Pero puede ocurrir, al contrario, que se haga al analista responsable de que, a pesar de tener derecho, el sujeto no tenga la satisfacción, lo que es un bloqueo de la experiencia.

Se debe señalar también el derecho al goce en la experiencia. El punto de vista que he tomado, a partir de la salud mental, acentúa por decirlo así, la dimensión jurídica de la experiencia. Pero desde el punto de vista de la justificación, por ejemplo, hubiéramos podido explicar por qué el sentimiento de culpa del que hablamos es inconsciente, por qué se puede manifestar en lo que Freud llamó la roca misma. Eso introduciría la necesidad de articular mejor el sentimiento de culpa y el complejo de castración.

P.: A propósito de lo que dijo sobre el perverso, que va a ver al analista porque no se puede disculpar o porque se disculpa de lo que no se puede disculpar o porque se disculpa de lo que no puede dejar de hacer. ¿Viene a disculparse o viene a que lo disculpen? La posición que el perverso plantea es problemática por la disculpa que, a mi entender, estaría pidiendo.

J-A. Miller: Creo haber empleado exactamente la expresión pedir disculpas. No se puede dar una respuesta típica sobre lo que el perverso busca. Ya es una pregunta, por ejemplo, qué es lo que busca en el saber y en las obras de la cultura. Conocemos el lugar eminente que han tenido en ella los homosexuales. Pero hay que pensar que le goce que obtiene, obedeciendo a la pulsión, se sigue para él una insatisfacción, es decir que se trata también para él de que su goce no sea completamente cefálico. El análisis a pesar, en su caso, de los comportamientos perversos, se podría mantener si en el plano mismo del goce que él sabe obtener mucho mejor que un neurótico, en algún lugar, hubiera una defensa. Y hay muchas homosexualidades, como decía André Gide. Hablamos burdamente de homosexualidad cuando el objeto es del mismo sexo, pero las prácticas son suficientemente diversas como para localizar en ellas los estigmas de la defensa contra otro goce, por ejemplo.

André Gide, por ejemplo, amaba a los jovencitos, a los chicos jóvenes que aún no tenían, o casi no tenían, barba. Su práctica homosexual consistía en la masturbación mutua y sentía horror de la penetración, a lo que asistía en ocasiones con Lord Douglas, amante de Oscar Wilde. Por eso, quizás, hubiera sido analizable; él mismo fue a ver a un médico psiquiatra antes, y después, de casarse –pensaba que el casamiento lo podía curar- y llegó a hacerse analizar, aunque no duró mucho. Pero se puede seguir el camino de la producción literaria, año tras año, y pensar si no se trataba, en ella, de una cura por escrito.

En la propia obtención de goce, a pesar del desmentido, de la denegación, de la castración, hay un lugar para la defensa. No creo que, en el caso de los perversos, se trate de la “normalización” de la vida sexual, sino que, en este caso como en los otros, se trata de establecer el deseo del sujeto que puede ser desarmónico con su goce. No somos, por tanto y según eso, los guardianes del orden público. Y es apasionante seguir los hechos clínicos: una vez localizados los encuentros infantiles que han marcado para siempre jamás, para toda la vida, su modo de obtener el goce, una vez hecho esto, el trabajo analítico se detiene y el sujeto no tiene otra idea que buscar esas situaciones.

P.: Ud. afirmó, de una manera muy bonita, que la paranoia es compatible con el orden público lo que modificaría, según me parece, el tratamiento posible de la psicosis. También que el paranoico puede decir que tiene un perfecto estado de salud mental lo que supondría la existencia de lo mental en lo psicótico. Otra paradoja que se me plantea es, si por el hecho mismo de la castración, se puede decir que el psicótico es el hombre libre de ese cheque al portador al mismo tiempo que es un sujeto dividido por el lenguaje –porque el psicótica habla.

J-A. Miller: He hablado del paranoico precisamente porque es, en la psicosis, quien se presenta como sujeto de pleno derecho. Es decir, que se presenta para pedir justicia o para hacerla. En ese sentido es creador de orden público, inventor de nuevos órdenes. La paranoia permite una conexión muy estrecha con el problema del lazo social y del semejante; hay muchas cosas en la cultura que debemos a grandes paranoicos. Y el paranoico es hasta tal punto sujeto de derecho que parece salirse del análisis. Es además un derecho sin culpa.

P.: Me gustó la metáfora de la casa. Y en una casa donde hay una portera que juzga la salud mental, hay también varios inquilinos. Y puede entenderse que hablen el mismo lenguaje y que, quizás, haya un malentendido en el sentido de que, a la hora de la práctica, las buenas relaciones con la portera crean la confusión imaginaria. Quizás haya ahí unos límites por marcar entre la teoría y la práctica, por la confusión entre la práctica y el exceso de saber. ¿No es el motivo de esas jornadas?

J-A. Miller: Puede haber además otros varios motivos y también el deseo de discutir con otros practicantes para quienes la salud palabra salud metal tiene el proceso de nombrar el lugar donde trabajan.

Hay muchas prácticas ahora que se pueden llamar de salud mental en tanto que se dirigen a la armonía de lo mental y lo físico. Debido a su propia estructura, el psicoanálisis no está en esa categoría porque agrega a ello el pensamiento. Es decir, agrega el pensamiento inconsciente que no es de lo mental ni de lo físico pero que tiene la eficacia de desordenarlos. Es verdad que, en ese sentido, Lacan y Freud están en la misma línea de los filósofos y los escritores del s. XIX que propiciaron el psicoanálisis por haber revelado que el hombre, como tal, es un enfermo. Es una generalización, pero esta frase se encuentra tanto en Hegel como en Nietzsche y forma parte de todo lo que prepara y acompaña el descubrimiento freudiano. Eso ha permitido al psicoanálisis tomar su orientación porque si es así, si es un animal enfermo, es nuestra tarea curarlo. Como he dicho, en los EE. UU. no tienen ninguna dificultad para incluir al psicoanálisis dentro de las prácticas de la salud mental. Nosotros tenemos una posición no simple de exclusión sino de compleja dialéctica con la salud mental. Pero es cierto que, en la práctica, no es optativa, no permite una discriminación más allá de la de si se puede o no cruzar la calle con un niño.


Texto establecido por Carmen Ribes.

Texto extraído de:

http://licgustavoperez.blogspot.com.ar/2012/04/salud-mental-y-orden-publico.html?m=1