“¿La práctica de la cura permite situar mejor las mutaciones actuales del goce?”Artículo publicado en La Célibatiare #2 – 1999