CINCO CARTAS INÉDITAS DE JACQUES LACAN

A ALEXANDRE KOJÈVE

Publicamos aquí cinco cartas inéditas que Jacques Lacan dirigió a Alexandre Kojève en el trascurso del año 1935. Las encontramos en los Fondos Kojève de la Biblioteca nacional de Francia, en su correo. Se trata de cinco hojas manuscritas en el membrete del consultorio del doctor Lacan. Están en muy buen estado, aun si la escritura es en ocasiones difícil a descifrar. Conocíamos el rol que pudieron tener Kojève y sus cursos sobre Hegel en la formación de Lacan, pero conocíamos relativamente mal la naturaleza de sus intercambios, excepto la famosa referencia elíptica de Kojève a propósito del hipo de Aristófanes. Otro elemento que destaca de esta correspondencia, sin duda el hallazgo más interesante, es aprender que Lacan organizaba desde 1935 reuniones en su domicilio con diferentes participantes, como lo prueba la carta del 20 de noviembre.

Juan Pablo Lucchelli


Doctor Jacques Lacan

Antiguo Jefe de clínica en la Facultad

149, calle de la Pompe

Telf: Kléber 97-80

Con cita

Querido Señor,

Mi mujer y yo le esperamos entonces, como lo convenido, para cenar mañana viernes a las 08h ¼.

Le estoy muy agradecido de querer dispensarme de su tiempo y sus luces sobre un tema que me toca al punto más alto.

Sinceramente, su muy allegado

Jacques Lacan

21 de marzo de 1935

………………………………………………………………………………………………………………………………

Doctor Jacques Lacan

Antiguo Jefe de clínica en la Facultad

149, calle de la Pompe

Telf: Kléber 97-80

Con cita

Querido Señor,

Me permito recordarle que nuestra reunión habitual tendrá lugar en mi casa este lunes 1ero de abril a las 9 horas de la noche. Usted será bienvenido entre nosotros a la hora que pueda venir.

Sinceramente con mi más calurosa simpatía,

Jacques Lacan

El 31 de marzo de 1935

…………………………………………………………………………………………………………………………………

Doctor Jacques Lacan

Antiguo Jefe de clínica en la Facultad

149, calle de la Pompe

Telf: Kléber 97-80

Con cita

Querido Señor,

Ya que usted no está libre el próximo jueves, he pensado que podría atrasar una quincena la reanudación para nuestras reuniones periódicas. La próxima tendrá lugar este lunes 20 de mayo y yo estaría muy contento si usted pudiese honorarnos con su presencia.

Usted me causaría enorme placer si piensa en aportar el texto por usted citado “Glauben und Wissen”.

Sinceramente su muy devoto,

Jacques Lacan

El 17 de mayo de 1935

…………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 Doctor Jacques Lacan

Antiguo Jefe de clínica en la Facultad

149, calle de la Pompe

Telf: Kléber 97-80

Con cita

El 20 de noviembre de 1935

Querido amigo,

Gracias por haberme prevenido sobre la reanudación de su curso, de lo cual estaba justamente en ese momento preocupándome. Ciertamente estaré presente ese viernes próximo y los otros…con un poco de retraso, a menudo imposible de evitar, que me hace deslizar al borde de la mesa en plena mitad de su conferencia y de la cual me excuso ante usted.

Participaré, en la medida en lo que pueda aportar de original, a las discusiones de trabajo que usted quiera y que me parezcan en efecto poder ser fecundas.

He advertido a Queneau según su voluntad.

Estoy absorbido enteramente en este instante por un artículo del cual le hablaba antes de las vacaciones -sobre la familia, considerado desde el punto de vista psicológico. Pero espero retomar pronto nuestras reuniones del año pasado, si a aquellos que reúne encuentran todavía el interés de afrontaralas.

Sinceramente y muy simpáticamente suyo -Mis respetos a su mujer,

Jacques Lacan

…………………………………………………………………………………………………………………………………

Doctor Jacques Lacan

Antiguo Jefe de clínica en la Facultad

149, calle de la Pompe

Telf: Kléber 97-80

Con cita

El 27 de diciembre de 1935

Querido Señor,

Perdóneme por no haber podido asistir, como le había dicho que lo haría, a su último curso.

¿Podría tener la bondad de llamarme por teléfono mañana sábado o domingo a la hora del almuerzo por ejemplo para que tomemos una cita para preparar el pasaje de la Fenomenología sobre la locura? Sería tan honorable colaborar en su comentario por estar deseoso de servirle en toda la medida que podría.

Sinceramente con mis sentimientos de una muy ferviente estima,

Jacques Lacan