Presentación de «Lacan Redivivus» – por Christiane Alberti – 2022/02/05

Buen día, Jacques Alain Miller. Buen día, Christiane Alberti. Tenemos la oportunidad de estar en directo y en dúplex con ustedes hoy. Ustedes están en el estudio Mollat en París y nosotros estamos aquí en Burdeos en la estación de la librería Mollat.

Me gustaría empezar en nombre de la ACF en Aquitania agradeciendo a la librería Mollat por toda esta organización, toda esta tecnología desplegada tanto en Burdeos como en París. Les damos la bienvenida hoy para celebrar a Jacques Lacan. Para aquellos que están aquí hoy en el lugar, no sé si lo han visto, pero en la calle Vital-Carles hay una muy bonita vitrina que ha sido montada por Mollat con las obras por las cuales hoy estamos reunidos: Lacan Redivivus, Aux confins du Séminaire y La troisième/Théorie de lalangue. Y también con el evento de publicación que salió en la prensa apenas hace algunos días y que ya llegó a Burdeos, Comment finissent les analylses? Paradoxes de la passe de Jacques-Alain Miller. Estos libros se han colocado en esa bonita vitrina situada por la librería Mollat.

Jacques-Alain Miller, han pasado unos diez años desde que vino aquí a la librería Mollat con motivo de la publicación del Seminario …o peor. Fue la oportunidad una aclaración importante en cuanto a su nombre y el importante papel que desempeñó en la edición de los seminarios de Jacques Lacan. Usted ha establecido el texto de los seminarios de Jacques Lacan. Es una tarea que se le ha confiado y este trabajo colosal que ha realizado permite que su enseñanza se mantenga en todo lo que tiene de más vivo y actual. La magnitud de su trabajo no puede ser evocada en unas pocas palabras como éstas, pero para los que no lo saben, usted ha estado con Jacques Lacan en la creación de la Escuela de la Causa Freudiana y posteriormente ha fundado siete Escuela de psicoanálisis en todo el mundo. Ellas se reúnen en la Escuela Una, la Asociación Mundial de Psicoanálisis para un esplendor internacional del psicoanálisis lacaniano.

También ha publicado varios libros importantes que se pueden comprar hoy en la librería Mollat o en línea para aquellos que ven el video. Durante una cura, por ejemplo, Carta a la opinión ilustrada y, por lo tanto, muy recientemente Comment finissent les analyses? Paradoxes de la passe. También está la publicación en línea de la cual es usted responsable, Lacan cotidiano, que es una guía para muchos lectores en todo el mundo.

Christiane Alberti, usted es psicoanalista y su trabajo es para el psicoanálisis y su difusión. Ustedes han dirigido con Jacques-Alain Miller la revista Ornicar? desde 2020 y la serie con Lacan Redivivus, esta obra magnífica y uno de los tres libros que hoy nos reúnen. Fueron publicados el pasado mes de septiembre para celebrar el cuadragésimo aniversario de la muerte de Jacques Lacan. Éstas tres son unas joyas y se han publicado en las ediciones Navarin. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para destacar la importancia de su editora, Ève Miller-Rose, editora de las ediciones Navarin y que tuvo un papel muy importante para que este encuentro pueda tener lugar hoy. No pudo estar con nosotros, pero le agradecemos.

Con Lacan Redivivus, nos ofrece Jacques-Alain Miller y Christiane Alberti la posibilidad de encontrarnos con un Lacan nuevo, uno que no conocíamos como el hombre Lacan. Cito a Jacques-Alain Miller en una entrevista que tuvo para esta obra: “Un Lacan que es aún, un Lacan para Lacan”. Encontramos en este libro el hombre en su sutileza tal como no cedió nada en cuanto a su deseo desde su juventud edad hasta el final de su vida. Gloria González en la memorable entrevista que apareció en este libro también dijo que Lacan era un hombre con ojos frente al agujero. Vamos a descubrir al hombre Lacan tal como se anuda a su obra de psicoanálisis. Ustedes han hecho con este libro fuera-de-las-normas un acto editorial. La ola que su lectura ha generado en Aquitania atestigua de ello. Es una ola formidable de deseo de trabajo que se ha extendido aquí. Es una oportunidad excepcional para poder hablar de ello con ustedes hoy. Paso ahora la palabra a Catherine Lacaze-Paule, quien es el corazón de la preparación de este encuentro. Ella desplegó implacablemente una dicha y una clarividencia prodigiosa en el tono de Lacan Redivivus.

Catherine Lacaze-Paule:

Gracias. Buen día a todos y a todas. Buen día a Jacques-Alain Miller y a Christiane Alberti. Nos sorprenden obviamente con esta nueva edición de Comment finissent les analyses?, título increíblemente agalmático que también orientará sin duda una parte de las respuestas.

Entonces, la tarde se va a desarrollar así. Christiane Alberti va a hacer una introducción que escucharemos para hablarnos de Lacan Redivivus y luego Jacques-Alain Miller tuvo la amabilidad de responder a las nueve preguntas abordadas por los cárteles más cuatro preguntas directas, cárteles que se han puesto a trabajar juntos el número de Lacan Redivivus. Los colegas plantearán uno tras otro las preguntas y Jacques-Alain Miller responderá.

Entonces, Christiane, voy a pasarle la palabra. Una pregunta. Nos gusta y nos ha gustado leer Lacan Redivivus porque cada uno se pregunta quién era Lacan, cómo era Lacan, y qué era Lacan. Este volumen es hermoso y de alta calidad. Nos pusimos todos a leer a Lacan y nos dimos cuenta de que Lacan nos miraba desde la portada, esta magnífica foto tomada por Jacques-Alain Miller que hace que Lacan sea quien nos mire. Entonces, me gustaría preguntarte una cosa: ¿cuál es el secreto de fabricación de “Ornicar?”? Nosotros pensamos y hemos hecho la hipótesis que, como La carta robada, este volumen dice algo que tenemos bajo los ojos, un volumen que tiene peso, un volumen con su composición heterogénea, este volumen elegante, este volumen variado y nos dice algo sobre psicoanálisis hoy. Hay hay una carta/letra que leer.

¿Qué nos enseña este Lacan tan vivo, tan sapiente, tan tocante, tan conmovedor? ¿Qué es lo que Lacan Redivivus nos dice de la cuestión del psicoanálisis de ayer pero también de la de hoy y, por tanto, del mañana? Entonces, este Lacan Redivivus que ha inspirado y respira vida, fuerza y alegría y es tal vez ya un antídoto contra la pulsión de muerte, a la cobardía moral y la tristeza que acompaña a nuestra época. ¿Podrías decirnos, Christiane, cuál fue el secreto de su fabricación?

Te paso la palabra.

Christiane Alberti:

Sí, en primer lugar, me gustaría agradecer a la librería Mollat y a la Acf-Aquitania; a la librería Mollat por su acogida aquí en París, pero también en Burdeos; a la Acf- Aquitania en particular a Bruno Alivon y Catherine Lacasse-Paul para la organización que han creado en un tiempo muy corto. Así que gracias por esta bienvenida y gracias por darnos la oportunidad de hablar de la experiencia que fue la fabricación de Lacan Redivivus.

Entonces, Catherine tú hablas de secretos de fabricación. No podría decirte si hay un secreto de una fabricación sobre la brecha en una cierta urgencia y una urgencia que se sostiene al objeto en sí, al objeto absolutamente inédito. Inédito porque para este número de Ornicar? fuera de serie todo ha sido precisamente fuera de serie y fuera de la norma: el contenido primero, pero también la impresión del papel, la pasta cosida con la apariencia de un hermoso libro obviamente inspirado en las portadas de los cuadernos de l’Herne, los Cahiers de l’Herne que acogieron muy amablemente la publicación de este volumen. Entonces dije urgencia ya que se trata de conmemorar un aniversario, aquel de los 40 años de la muerte de Lacan celebrando al hombre Lacan más que al psicoanalista con fama internacional y, por lo tanto, una urgencia de decir quién era Lacan, quién era para aquellos que se han codeado con él. Desde el principio lo que nos pareció obvio, entonces cuando digo nosotros, me refiero al equipo de Ornicar?: Jacques-Alain Miller, pero también a Deborah Gutermann-Jacquet, France Jaigu y Ève Miller-Rose. Lo que nos parecía evidente de entrada fue que sería un aniversario sin nostalgia, sin pathos que habría que pasar al público; un Lacan íntimo. Al principio no había un proyecto general. Al principio hubo un conjunto de tres piezas que Jacques-Alain Miller confió a la revista Ornicar? con tres elementos: una larga entrevista con Gloria González, quien era la secretaria de Lacan hasta los últimos momentos de su vida. Es una entrevista que hace escuchar la necesidad de la importancia de publicar testimonios de familiares de Lacan, su familia en primer lugar, pero también aquellos que se han codeado con él en su vida diaria. Son testimonios que yo diría eminentemente útiles para reparar la desastrosa reputación de Lacan que se ha difundido en el público ya que nos hacen descubrir a otro Lacan. La relación de Gloria y Lacan merecería que se mencione a muchas anécdotas que relata en esta conversación, pero podríamos mencionar una: Lacan se entera que Gloria está en la cárcel en Briançon y va a buscarla. La hizo liberar inmediatamente. Es toda la fuerza de sus lazos, es toda la fuerza del inconformismo del Lacan, del Lacan que escogió a esta mujer de carácter, fuera de la ley a su manera que aparece en este episodio. También es ética de Lacan que aparece al mismo tiempo. El que conocemos no dudó en los años de la ocupación nazi en salvar a Sylvia de una posible detención.

Así, luego de la entrevista con Gloria hay dos textos de presentación de enfermos que muestra de más cerca la forma en que Lacan practicaba el psicoanálisis y más allá, lo que la orientación lacaniana tiene de actual y cómo aún hoy inspira y orienta a generaciones enteras de practicantes. En sus presentaciones, si una vez más tuviéramos que ilustrar o retener sólo un momento, sería en la presentación de la Sra. Boyait, el momento en que Lacan le dice a la paciente que no lo va iba a tratar como una enferma. Ella responde. “Un poco, pero”. Él desajusta las cosas en las siguientes preguntas preguntándole: “Dígame lo que usted piensa. ¿Usted es una verdadera enferma o una falsa?”. No sólo sitúa la decisión de considerarse como enferma del lado de ella, pero también le permite hacer que esta respuesta sea tan precisa. “No lo sé. Entre verdadero y falso no atino. No soy ni una verdadera enferma, ni una falsa. Existo como enferma. Pero el problema no es de serlo o no serlo”. Esto para este fragmento.

Tercera pieza. Había un manuscrito inédito de Lacan que abrió la colección de todos los archivos inéditos que se encuentran en este volumen. Por lo tanto, es un volumen que fue diseñado de acuerdo con una composición que resultaba a posteriori ser una composición equilibrada entre archivos clínicos y testimonios. Me parece que esta composición funciona un poco como un caleidoscopio, un bricolaje a partir de elementos diversos: archivos, testimonios, imágenes, escritos personales, que finalmente compusieron un hermoso objeto a la vez equilibrado y siempre cambiante. En efecto, a la manera del caleidoscopio este Lacan Redivivus, según el ángulo que se lo aborde, según la puerta de entrada que se escoja, da a ver un nuevo Lacan: un padre, un abuelo, un suegro, un hermano, un amante, un analista, un clínico, un analizante, un intelectual, un epistolar. Desde este punto de vista, es un volumen que hace la economía de la pesadez de la forma biográfica. Pesa su peso, pero paradójicamente es ligero. Podemos balancear su peso según el orden que elijamos y sin duda tendremos que evocar la cuestión de la relación de Lacan con el tiempo. Y bien, esta libertad de lectura es la medida de la libertad de Lacan en relación con su historia.

Luego, acerca de los archivos, me gustaría mencionar que han dado lugar a un trabajo muy importante de formato, de desciframiento, de transcripciones de la escritura de Lacan y es un trabajo que le debemos en su mayor parte a Deborah Gutermann-Jacquet, quien ha hecho una cantidad considerable de trabajo y que me gustaría saludar aquí. Este trabajo de descifrado, hay que decir que a veces fue extremadamente divertido, la mayoría de las veces alegre cuando se trataba de preguntarse durante toda la tarde para si Lacan había escrito “coffre fort” o “roquefort”. Entonces, fue un trabajo muy muy alegre en general. Así, en lo que respecta a los archivos, me gustaría destacar que el volumen se abre con el libro de sueños de Lacan. Fue un momento -debo decir- muy intenso en el momento de la realización de este volumen. Primero porque tuvimos varias dudas en varios momentos sobre la transcripción, ya que el relato de un sueño no tiene la coherencia de un texto ordinario. Luego, porque cuando lo descubrimos lo descubrimos nos cuestionamos sobre el propósito de tal publicación. Los sueños que son contado por Lacan indican, no solo la forma en que se encomendó a analizarlos, sino también elementos de vida privada en un momento de compromiso crucial de las elecciones de amor, de dilemas en el amor: el hombre de deseo, pero también el universo fantasmático -que en todos no se puede compartir- encuentra aquí su exposición, pero sin un pudor para ser precisamente esta parece sólido de goce que se oculta en cada uno. Transcribirla para sí mismo es reconocerla como parte de uno mismo. En este sentido, la dificultad de descifrar también se debe en parte a la naturaleza íntima de este escrito y básicamente es literalmente no es para leer. Esa es la razón por la que algunas palabras son cortadas, presentando puntos suspensivos o simplemente se esbozan como codificados para sí mismo, mientras que otras presentan una grafía que contrasta mucho con los manuscritos teóricos de Lacan que son mucho más fáciles de leer. Entonces, ¿qué necesidad de hacer público un texto tan íntimo? Ciertamente no es sin evocar que el propio Freud en este avance en el siglo hizo saber al público su descubrimiento basado en sus propios sueños, pero fue en la época de la invención del psicoanálisis. Aquí me parece que es muy diferente. Se trata de Lacan en análisis, analizante y, por lo tanto, decidiendo publicar este libro de sueños, Jacques-Alain Miller impulsa lo que es la práctica del psicoanálisis en el campo de la opinión, en el ámbito social y me parece que la cuestión aquí es decisiva en cuanto a la difusión y la transmisión del psicoanálisis. Es decir, una práctica que puede empujar a alguien a ir muy lejos en la aproximación de su ser al desprenderse de los ideales, de lo bello, de las significaciones recibidas. Entonces, la dirección de este volumen me parece ser un ángulo fundamental de la publicación, es decir una dirección que no está reservada para los especialistas.

En los archivos también mencionaré el manuscrito de 60 páginas, “Mise en question du psychanalyste”, un texto muy fuerte sobre la ética, la posición del analista, su práctica, las trampas y los espejismos del narcisismo, los giros en los momentos de humor. Cuando se trata de las cartas, debo decir que había toda una interrogación sobre la elección de los corresponsales ya que había una cantidad muy importante de cartas. Así que tuvimos que hacer una selección. Hay una gran amplitud y diversidad de esta correspondencia que da testimonio del trabajo de Lacan -lo vemos en la correspondencia con Jacques Aubert-. Elegimos las cartas donde se habla de temas extremadamente agudos de los libros de los que intercambiaron. Es realmente esta elección la que guió nuestra selección de cartas con Jacques Aubert. Pero también hay una correspondencia que atestigua del lugar de Lacan en el medio intelectual con Althusser, con Fellini o institucional. Pienso en la correspondencia con Lévi-Strauss que ayudó Lacan después de su excomunión para encontrar una sala para estos seminarios. Y también, la correspondencia con Melanie Klein. Hay dos cartas muy divertidas en las que Melanie Klein se pone impaciente ya que Lacan tarda mucho tiempo en traducir su obra. Ella teme que nunca aparezca. Están también evidentemente las cartas familiares a su padre. Sentimos el carácter de Lacan, su firmeza y determinación y su rechazo de las convenciones. Los testimonios y las correspondencias de la familia de Lacan son extremadamente conmovedores y dan vida a un Lacan que a la vez desconcertaba a sus familiares y al mismo tiempo sabía tomar la dimensión de sus familiares, la dimensión del otro. Descubrimos a un Lacan muy tierno, muy presente en la entrevista con su hija Judith Miller en particular. Es muy conmovedora. Ella hace vivir a Lacan a través de los objetos de su escrito. Cada uno en este volumen atestigua su singular relación con Lacan y especialmente de la manera en que tenía de hacer vibrar en cada uno una cuerda sensible. También, le gustaba que no se le obedezca, no le gustaba que se haga de él un maestro/amo en ninguna parte y no le gustaba que hagan de él un maestro/amo.

Entonces, para terminar, diré una palabra del título Lacan Redivivus. Fue un título que Jacques-Alain Miller encontró. Es una forma de decir que este volumen no pone el acento en el pasado de un hombre, sobre un pensamiento que sería un pasado. Es un volumen que no se trata a Lacan como un personaje histórico. Es más bien un Lacan que mira a lo actual, un Lacan vivo que nos mira y que nos despierta. De ahí el título Lacan Redivivus.

Es lo que podría decir para presentar a la vez el volumen, pero también la aventura que fue su fabricación.

Catherine Lacaze-Paule:

Muchas gracias, Christiane.


*Intervención en la presentación organizada por Librería Mollat. [En línea]: https://www.youtube.com/watch?v=MAN4FqDIc9g. Último acceso: 2022-02-27.


Publicado por Psicoanálisis Lacaniano

Blog en la articulación Freud-Lacan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: