La Época del Ascenso de los Egos – por Marie-Hélène Brousse – 2022/01/10

CRÓNICA DEL MALESTAR: LA ÉPOCA DEL ASCENSO DE LOS EGOS

Por Marie-Hélène Brousse

2022-01-10


¿Qué época?

La nuestra, la de la fecha de esta pequeña crónica para el HebdoBlog del 10 de enero de 2022. Ustedes pensarán que tal vez yo les hablaré de epidemia, de virus y de variantes… Corríjanse, porque no sé dónde ustedes, queridos lectores, estén, pero en lo que a mí me concierne, estoy cansada de hablar cortésmente, harta sería más exacto, de ese tema. Me evoca el esparadrapo que está pegado al capitán Haddock, en lo que parece imposible de escapar en las conversaciones y en los medios de comunicación. Ese virus se gana al menos su dicha y su beneficio al costo de la nuestra.

¡Qué época épica! Dos palabras diverosímiles a pesar de las apariencias. Si la época renvía a un punto de reparo que se caracteriza de establecer una fecha, de ser memorable, épica lleva, desde Homero, hacia la epopeya, el épos y sus héroes.

Hablemos entonces de los héroes de hoy en día. ¿Quiénes son? Son los Egos. Es la época épica de los Egos. En Twitter, Facebook u otros como Instagram, están allí los héroes. O por lo menos se los hace creer. En este punto evocaría de buena gana a Zazie: “Héroe, mi c…”[1]

En 1999, en el umbral del siglo XXI, fueron publicados en el marco del IRMA[2], los textos y los debates de la Convención de Antibes, bajo el título “La psicosis ordinaria”[3]. Durante un seminario ulterior, Jacques-Alain Miller había dado una conferencia sobre lo que había nombrado “las psicosis ordinarias”. Más de veinte años han pasado. Pero extraemos de allí para proponerles la tesis siguiente: los Egos han triunfado y con ellos la psicosis ha prevalecido.

Las ciencias duras, no las ciencias llamadas humanas que despliegan las ideologías, tienen acceso al real por las matemáticas. Dicho de otra manera, ellas escriben lo real en pequeñas letras. Desde la II Guerra Mundial y la invención por el matemático Alan Turing de su concepto de máquina universal, máquina capaz de realizar un cálculo utilizando un algoritmo condicional, el resultado se ha vuelto visible en todos los dominios del lazo social. Fue Von Neumann quien, aplicando la máquina universal, permitió a los computadores poner en juego programas de naturaleza algorítmica. La programación nació y con ella la ciencia informática. La información se cifra por medio de la pareja 0/1.

Efectuemos un retroceso para poner a la historia al trabajo del saber.

En 1440, Gutenberg inventa la imprenta, es decir caracteres móviles reutilizables indefinidamente. La transmisión de la información entra en una nueva era en el siglo XV. Cien años más tarde, Lutero utiliza hojas de papel impresas para insurreccionar a las masas. Traduce la Biblia en alemán, lengua corriente y no lengua de los eruditos. De ello se produce una ola protestante en Europa. Al paso vendrán las guerras de la religión y sus consecuencias humanas y económicas.

Entonces, es claro que toda modificación tecnocientífica que compete sobre la circulación de la información afecta el lazo social en su totalidad.

Estamos hoy en día, gracias a la informática y a las redes sociales, confrontados a una modificación de ese orden. Ella caracteriza el final de lo que Georges Perec pone en evidencia en Penser/Classer[4]. En ella, los diagnósticos, que son clasificaciones operadas a partir de criterios clínicos, devienen obsoletos. Adiós a la “neurosis, psicosis y perversión”. A cada Ego su autodiagnóstico.

Pero entonces, ¿a dónde ha pasado lo inconsciente, ignorado por los Egos que piensan que se pueden desembarazarse de él? Pero mientras más hablan, y jamás han hablado tanto, es decir gozado, más potente lo hacen.

Y, como siempre, Lacan había anticipado la cosa deslizando la clínica analítica hacia la topología borromea: pluralización de los modos de gozar y la lección de Joyce acerca del Ego como síntoma[5].


*M.-H. Brousse. « Chronique du malaise: l’époque de la montée des egos », in L’HebdoBlog, # 258. [En línea] : CHRONIQUE DU MALAISE : L’Époque de la montée des Egos – L’HEBDO-BLOG. Último acceso : 2022-01-10.

[1] Cf. R. Queneau. Zazie dans le métro. París: Seuil, 1959.

[2] IRMA es el acrónimo de la Instancia de Reflexión sobre le Matema Analítico.

[3] Cf. J.-A. Miller (s/dir). La psychose ordinaire. La convention d’Antibes. Agalma / Le Seuil, 1999. (La convención de Antibes corresponde a J.-A. Miller. La psicosis ordinaria. Buenos Aires: Paidós, 2017. )

[4] Cf. G. Perec. Penser/Classer. París : Hachette, 1985.

[5]  Cf. J. Lacan. « Joyce el Síntoma », in Otros escritos. Buenos Aires: Paidós, 2012, pp. 591-597.

Publicado por Psicoanálisis Lacaniano

Blog en la articulación Freud-Lacan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: